Durante el primer mes después de un injerto capilar, es común ver el cabello trasplantado y esperar su progresivo crecimiento. No hay motivo para preocuparse. Sin embargo, ¿qué sucede si de repente notamos que ese cabello comienza a caerse?

Surgen preguntas como “¿Por qué está pasando esto? ¿Voy a recuperar ese pelo perdido?” Esa pérdida de pelo repentina, genera inquietud debido al cambio abrupto que experimentamos. Nos hace sentir como si estuviéramos retrocediendo, volviendo al punto inicial antes de la intervención.Afortunadamente, esto es temporal y un proceso natural necesario después del trasplante capilar. Por lo general, dura alrededor de un mes y luego el cabello volverá a crecer de manera habitual.

En este artículo, te ofrecemos información detallada sobre el Shock Loss y todo lo que necesitas saber al respecto.

¿Qué es el Shock Loss?

El shock loss, o pérdida de cabello de choque, es un fenómeno temporal que puede ocurrir después de someterse a un injerto capilar. Durante el procedimiento, es normal que algunos folículos pilosos nativos cercanos a las zonas trasplantadas se desprendan. Esto puede generar la ilusión de una mayor pérdida de cabello de la esperada, lo cual puede ser preocupante.

¿Cuánto dura?

El periodo de shock loss varía de persona a persona. En la mayoría de los casos, este fenómeno es temporal y suele manifestarse en las primeras semanas posteriores al procedimiento. A menudo, el cabello natural vuelve a crecer gradualmente una vez que los folículos se estabilizan.

¿Se puede evitar?

Evitarlo completamente puede ser difícil, ya que es una reacción natural del cuerpo a la cirugía de injerto capilar. Sin embargo, existen prácticas que pueden minimizar su impacto. Algunos cirujanos emplean técnicas delicadas para reducir la perturbación de los folículos adyacentes durante el procedimiento, lo que puede ayudar a mitigar la pérdida de cabello temporal.

En Capilar Plus: Diagnóstico capilar y prevención

En Capilar Plus, entendemos las inquietudes que rodean al proceso de injerto capilar por ello, nuestro equipo realiza un exhaustivo diagnóstico capilar para evaluar las condiciones individuales y discutir en detalle los posibles efectos postoperatorios, incluyendo el shock loss. Además, ofrecemos pautas preventivas para minimizar su impacto durante la fase de recuperación.

El shock loss es un aspecto común pero temporal en muchos casos de injerto capilar. Con el enfoque adecuado y la orientación de profesionales especializados, este fenómeno puede ser manejado con eficacia, permitiendo que el cabello crezca saludablemente.

Si estás considerando un injerto capilar, no dudes en consultar a nuestros expertos en Capilar Plus para obtener un diagnóstico detallado y orientación experta.

Diagnóstico Capilar gratuito